Madurez

Poesía siria exclusiva para Revista Álastor

La multitud por Manny Vanegas

 

MADUREZ

 

Vas a crecer con alguno que otro trauma

cuando menos

en un mundo que no acepta al otro

y te vas a dar cuenta

de cuan espurias son las leyes al ponerlas a prueba

de cuan densa es la oscuridad en un bosque de bambúes.

Vas a crecer bajo la misericordia de los días perdidos

para escribir cartas de agradecimiento,

cartas de disculpas y notas suicidas,

para escuchar canciones que fallan al tratar de sanar el dolor causado por la decepción

para desperdiciar tu vida en el esfuerzo de mostrar algo

y recibir golpes que destruyan tu última esperanza

para colapsar como el muro de Berlín.

Vas a crecer después de cada derrota

y el destino podría guiarte

a un trabajo:

Un mozo para los caballos de tu amo

o un acróbata exhibiendo tu perspicaz locura en un circo.

Podrías enlistarte y pelear en nombre de la nada

en las filas de un ejército sediento de sangre,

vas a disparar a todo cuanto respire

empezando por ti,

y en la espesura del bosque y sus alrededores

vas a crecer en tu forzado aislamiento

y vas a adoptar el credo de los árboles

para luego abandonarlos como si nada hubiera pasado

y vas a olvidar cuanto creías que era indispensable

vas a incendiar llantas en las plazas de las ciudades en protesta contra la humillación y marginación

y creerás en el héroe que permanece en la sombra.

Vas a crecer en el periodo de espera del juego

para estar o al menos intentar estar

con San Mandela en contra de los emperadores

y a favor del negro oprimido por su amo blanco.

A favor de las aguas en contra del fuego

y con los pacifistas que se alzan contra los obuses.

Vas a crecer como un árbol que olvida la naturaleza

por la tiranía del viento.

Vas a envejecer día a día

y esto es lo peor del caso.

Vas a crecer de la mano con el destino

o alejado de este, quizás en vecindarios

de Nairobi o Santiago o Aalborg.

Vas a crecer, bastardo, pero la madurez es algo distinto.

 

MATURITY

 

You’ll grow up with some kind of shock I think

Or almost

In a world that doesn’t accept the other

And you’ll realize

How spurious laws are when they’re put to the test

How deep the darkness when you’re lost in bamboo forests

You’ll grow up at the mercy of lost days

To write thank you letters

And letters of apology and suicide notes

To consume songs that fail to eradicate the pain connected with illusions

To waste your life striving to prove something

To receive bruises that destroy your last hopes

To collapse like the Berlin Wall

You’ll grow after each bout of failure

And fate may lead you

To work

A groom for the horses on the masters’ farms

Or an acrobat showing his creative madness in the circus

You may enlist to fight for nothing

In the ranks of the state militia for blood

You will fire at almost everything

At yourself first of all

And at the trees and their surroundings

You will grow up in your forced isolation

And adopt three sublime creeds

Then abandon them as if nothing had happened

And you will forget the thing whose existence was indispensable

You will light tyres in city squares in protest against humiliation and marginalization

And believe in the hero who stands in the shadow

You will grow up in the timeout period of the game

To be or try at least to be

With Saint Mandela and against the emperors

And with the oppressed black against the white master

With the water against the fire

And with the unarmed individual against everything that is armed

You will grow up like a tree that forgives nature for the tyranny of the wind

You will get older day by day

And this is the worst of it

You will grow up in step with fate

 Or out of step perhaps in neighborhoods

Of Nairobi or Santiago or Aalborg

You’ll grow up you bastard but maturity is something else.

 

 

 

________________________________

Versión en inglés: ‏‪Catherine Cobham

Traductor: Aldo Vásquez

Nació en Nicaragua en 1992. Estudió Lengua y Literatura Hispánicas en la UNAN - Managua. Fue partícipe del taller de poesía del Centro Nicaragüense de Escritores en 2014, impartido por el poeta Anastasio Lovo y posteriormente (2015) del taller de poesía del Centro de Investigaciones Lingüísticas y Literarias de su universidad, impartido por el poeta Víctor Ruiz. Con el poemario "Cadencias" obtuvo el premio nacional de poesía joven Leonel Rugama 2016, poemario que se publicó posteriormente bajo el nombre "Sobre olas turbulentas de tu sangre" (Álastor, 2019). Colabora como editor adjunto en la revista Álastor.

Más del traductor

Autor: Abdul Karim Al-Ahmad

Abdul Karim Al-Ahmad es un poeta sirio, actualmente reside en Alemania. Escribe poesía, narrativa y contenido para Blogs. Ha publicado en distintas revistas internacionales y ha sido traducido a inglés, alemán, francés y español. 

Además, es ganador del premio internacional Ossi di sepia, como mejor autor extranjero en la categoría de poesía.

Más del autor

Pochos, gringos y latinos: Todos vamos al Tap

¿Y si David Lynch rodara una película de ficheras? Aquí se arriesga …

Mi tierra es una lengua

Una selección de poemas de la escritora española Belén Atienza, …

Las huellas de quienes ya no pueden respirar

Poesía mexicana, un poema de Alejandro Reyes