Olivar de olvido

Apuntes sobre la poética de Anastasio Lovo 

Anastasio Lovo (1952-2024), es dueño de una de las voces poéticas más distintivas de la poesía nicaragüense durante la segunda mitad del Siglo XXI. Su primer libro, “Mitopoeisis” publicado en Barcelona (Editorial Vosgos, 1973) y con el que obtuvo un accésit del Premio Apollinaire, ya presentaba muchas de las características que se desarrollarían a lo largo de su obra: Un marcado corte neobarroco, la búsqueda por una quintaesencia del lenguaje, la conversación con la cultura grecorromana, con los poetas malditos y los textos sagrados y los juegos de palabras e idiomáticos dotan a su obra de una voz muy propia. Dentro de una tradición que, por una u otra razón, se orientó mayormente a una poesía más “cardenalicia” la propuesta de Lovo resulta ser única por el enorme bagaje literario y cultural que implica su composición e interpretación. 

En su obra poética se observa una evolución natural (nunca forzada o complaciente) hacia una poesía más cotidiana y conversacional sin dejar de lado la complejidad léxica y semántica que lo caracteriza, como una marcada conciencia social que no se denigra con panfletos, lo cual a veces ocurre con quien denuncia los excesos e injusticias cometidas por el poder. El mejor ejemplo de esto pueda ser “Sonatas del poder” (La Huerta, UNAM, 1990) uno de sus trabajos más conocidos tanto en revistas como en otros medios, fiel a su búsqueda léxica y de analogías cultas, introduce un tono más coloquial, irónico y casi nihilista a lo largo de los textos en los cuales los atropellos y crímenes son denunciados y meditados, sin señalar a un culpable directo, puesto que el poder no reside en una sola persona. Esto dota a los textos de universalidad. 

La presente selección de poemas fue tomada del libro “Frutos del deseo” (Editorial Ptix, 2012) el cual recopila las obras “Mitopoiesis” (1972), “Mito de Quémbor” (1973), “Sonatas del poder” (1984 - 1989), “Muerte de Narciso” (1988 - 1994), “El amor en la comarca de Saint John-Perse” (1999) y “Frutos del deseo” (2004-2012). Dicha selección ofrece un panorama general sobre la obra poética de Anastasio Lovo; y sobre todo es un homenaje al legado poético de este embajador de "la insula azul" de la poesía.

Aldo Vásquez 

La puerta, fotografía de Manny Vanegas

 

Ethos

 

Dolorosas garras rasgan la piel naúfraga

engangrenados sórdidos seres anclados en lo pútrido

El hedor arborescente hinca cada calado

Mientras hala la pesada naúsea gris

                                fibrosa

                                         enraizada

                                              balbuceante

 

Olas de vómito golpean arrecifes coralíneos

florecidos de rosas

                     esqueletos

                                 cruces

bajo la égida de cortinas de rosarios de dientes cariados

Sin dedos que los hagan cuentas tibias

ni céfiro que los cree cencerros tintineantes

 

Aquí los bordes vítreos

De la incunnábula esférica 

Nos batimos de sol a luna

                               de noche a estrella

                                                      de árbol a sombra

                                                      de golpe a

                                                                c

                                                                a

                                                                r 

                                                                i 

                                                                c

                                                                i

                                                                a 


 

 

Poesis

Para Rodolfo Lovo Téllez

 

Vértice euclidiano escinde secularidad agonal

                   Contraditio

                           ↕

                    Concordio

 

Leve escarceo de demiúrgicos dedos

cimbran de cinabrio e incienso

la mónada inmortal de l´eternidad

 

Mustio hasta lo álgido

llanto iridiscente 

                                       Irradia ajada lividez

        Kaleidoscopio 

                ↕

        Trobarclus

 

Rótterdam

          Rottérdam

                     Rotterdám


 

Adán

                    ↠        Sin sierpe ni Hespérides

Calíope                Plenos d´alfileres damoclianos

 

Como Hermes + Afrodita

                       Libran el Verbo tantálico

 

Poiesis emerge

                     - adusto geyser abrupto -

del caótico vibror telúrico

alquimada

                    en translúbricos murciégalos

 


 

 

Sonata II del poder

Para Adolfo Sánchez Vásquez

 

La noche del poder abreva sangre

En plenilunio el espectro de un abedul llevado a las

                                                                                cenizas

Convierte el vino en sangre el poder brindando

Cristo el antipoder transformó el agua en vino

Todas las asociaciones - incluso las de las ideas - 

Son ilícitas para delinquir son según el poder

Desde Maquiavelo el poder conscientemente conspira

Deseo/Horror es la conspiración para el poder

El deseo es la conspiración que el poder vencer no

                                                                               puede

El deseo como raíz & astro del amor

El poder pernocta soledad frente a un río de cadáveres 

El poder es la mise en scène por excelencia

La señalada por Bretch

Sin distanciamiento ni desdoblamiento nada más 

                                                                           mise en scène

La dispositio espacial con sus justos personajes netos

La concreción pétrea de la voluntad

Pero en ausencia de conflicto & ayuna de agonía 

Por eso...

No hay teatro que se lo iguale

Ni cuerpo que lo resista -re(A)nuncia el Che

 

 

 

 

Sonata XIV del poder

Para Leopoldo José Tablada Molina

 

El agua esfumina su puñal de acero

Disco de luna plena como su túnel de marfil & niebla

Una luz excesiva excita las brillantes frondas

El anillo de las aguas corona el hipocampo del sueño

Cuerpo yacente intuyendo el ombligo del viento

Cuerpo manante presintiendo el caracol del aire

Las distintas tonalidades cromáticas del aire

Su metamorfosis de viento en tigre de bengala

No todo el aire ni el viento mudan un mismo color

Sólo la luz en este verso se revela unívoca/perpleja

Lucy in the sky with diamonds

El poder suele aniquilar excesos ajenos

Aquéllos cuyas tiendas no se alzaron en su orgiástica

                                                                                comarca

 

El poder no gusta de barroquismos ni ultraísmos

No tolera las extensiones ávidas del no siendo

La insaciable sed de la imaginación 

El laberinto polícromo de la sicodelia

L´raña peluda de las drogas

Sólo excesos suyos soporta el poder 

Una oropéndola opiácea inaugura un fantástico ritual

Mientras el poder vestido de azul cadmio 

Orlado de níveo armiño inicia la ronda de las

                                                                      costumbres

Con las ápteras armas en vela monocordes &

                                                                       resentidas. 

 

 

 

Éxodo

Para Gabriel Rabindranath Lovo Torres, mi hijo del amor

 

He aquí que arribamos a la tierra prometida

con caudalosos ríos de leche y miel

 

He aquí donde enfrentamos a Goliat

a sus huestes genocidas y perversas

 

He aquí las columnas de sangre

- altas y rojas al levante -

Sembradas por los héroes

                    por los mártires del pueblo 

                                                            plantadas

 

¿Acaso fue estéril tanto trabajo y heroísmo?

¿O es que la moneda del amor se hundió en el polvo

                                                                 en el fango?

 

Los pies laceran sus huellas

sobre los dorados caminos 

Las huellas huyen de las pestes

el poder

             la guerra

                        el hambre

                                       la corrupción

como de la apestosa peste

 

Todos los dioses están quebrados

Y en este éxodo no hay profetas ni decálogo

 

Quedan la heredad abandonada

              la sangre marchita

              la historia olvidada

 

He aquí que hace diez años

arribamos a la tierra prometida

y debemos regresar a la casa de Ramsés

al infierno.

 

 

 

Aida

 

I

 

Oh mujer

tu olor de puerto en otoño

abre la puerta del cristal

del mar de la saudade

El recuerdo del mar

untado en tus caracolas

La precipitación de Afrodita

en la pulida cascada

de tus nalgas

donde estalla la antorcha de tu pelo

& en el chorro de la fuente

Bebe una libélula

toda su sed de crisálida

 

II

 

En tu cuerpo moreno

la belleza detuvo al tiempo

& quiso anidar

la ocre prisión del otoño

En el bosque de las encinas

de luciérnagas aún no incendian

los dulces pechos de tus dunas

 

III

 

Oh el mar

que sembró una tormenta 

en tu ombligo

 

IV

 

El disco de plata

de la luna

repite en tus ojos

la ventisca de nieve

mientras un velludo férreo

& laborioso dios

en el musgo de tu pubis

planta las semillas del verano

 

V

 

Aida

si las flores tuvieran la ternura

la libertad sembraría

vuelos de paloma en tu vientre



 

Elegía a Enrique Lihn

 

I

 

Cuando Pablo Antonio dijo

“Enrique Lihn murió uno de estos días”

fue tarde para parar el golpe

 

La serpiente de palabras me muerde

suntuosa serpiente mordiéndome 

el lado izquierdo del corazón

 

La serpiente que expande en sus anillos

el tiempo aión

desde sus brillantes anillos de coral

 

Ahora Enrique asomado a tu muerte

como al negro brocal de un pozo

lanzo las devaluadas monedas del sentimiento

Precipito todos los eventos de juglaría

                          & los acontecimientos de clerecía

 

“Enrique Lihn murió uno de estos días...”

 

La frase me borra la muelle silla donde poso

paso a una balsa en medio de un inmenso río

& adopto el recurso Guimaraes de la tercera orilla

 

Me aíslo de mí

para que nadie

Ni la “anaconda de barros rituales”

venga a morder tu muerte en mi corazón

 

III

 

Cuando llegué por primera vez al taller

en el Salón Ducal de la Universidad Católica de Chile

usted Lihn me dijo:

-¿Usted es el nicaragüense?

-Sí

-Ustedes tienen un poeta excelente... ¿Cómo se llama?

-¡Rubén Darío! - dije precipitándome 

Desde la ínsula azul a la torpeza.

-No, ése no. Pasos. Joaquín Pasos.

 

VII

 

Enrique Lihn

compañero del lenguaje

señor de la poesía

 

Que nadie, ni Maese Pablo Antonio

me diga que “pinchaste” con la muerte

que te fuiste con ella

para enamorar sus huesos de cristal

                         sus reglas podridas

                         sus pérfidos besos

 

Que te fuiste con ella

Creyéndola virgen como todos los poetas

(si se tira a todos la muy putísima)

amándola con toda la cetrería de tus versos

entregándote con todas las armas del amor, Maestro


 

 

Olivar de olvido

 

Una temprana conciencia de la muerte

me capacitó para mostrar 

a cualquier persona grupo o institución

El camino más corto al olvido.

Aquel que atraviesa un bruñido sendero

con hojas de olivos en el esplendor del otoño.

 


 

Análisis de coyuntura

 

Entre tu pelo & la lluvia

hay una distancia de lucero

Entre tus ojos & las estrellas 

El brillo de un espacio ámbar 

Entre tus manos & las mías

pétalos de rosas amarillas

Entre tu ser & el mío

a bridge over trouble water.

 

 

La nef des fou

 

Cuando vos te hayas ido…

Continuaré navegando solo

en La Nave de los Locos

 

Como un viejo rey de la poesía

con su camisón a rayas

y su insólita corona de papel

 

Como ves en el transporte estaré vencido

y no habrá manera de llegar a vos

Solo tu bote color cajeta

surcará del agua su estela

 

Todo estará inundado

por una laguna veneciana

hecha de lágrimas tuyas y mías

 

Eso sí

nadie sabrá si lloramos

por la pena de perdernos para siempre…

 

O por la inmensa alegría

de habernos amado

en el pétalo de un instante


 

 

El albatros de Charles

 

Aunque mis huesos son todo terreno

para mi entierro prefiero

el verdor de una colina en El Crucero

donde el viento exhiba sus sensuales fantasías felinas

& el cielo encienda el eterno ulular nocturno

de las estrellas de Van Gogh

 

Se me antoja también 

un risco arisco

un acantilado basáltico de Dover

& desde esas cumbres borrascosas 

manos caritativas amorosas seguras

- las manos de Arena -

lancen mis cenizas al precipicio

las cuales arremolinadas en el aire

por obra & arte de la poesía

se conviertan en el albatros de Charles

 

Un albatros con sed…

                                 Vagabundo…

                                                   Hambriento…


 

 

Eduardo Báez In Memoriam

 

I

Un muelle desolado en medio de la niebla

parte del centro del Lago Tahoe

y se entierra en mi corazón

El sonido de una sirena de barco

rompe la niebla como una quilla

hiriendo mi corazón

 

II

Ahora amanece 

En el muelle Gabriela, Raquel y Luis Adolfo

más allá de la piel del dolor

más acá de la frontera de la sangre

escuchan Here comes the sun

Tus amigos, colegas y familiares

vemos desde la orilla como ese sol naciente

sonríe con tu misma cara de siempre

Te cuento

Es un sol dorado canela que usa colita

 

III

Nadie podrá pintar el sol como vos

y hacerlo estallar en mil pedazos

En gajos de naranja y navajas de plata

Que caen repartidos sobre

cabezas de niñas y niños

Gozosos/gozosas escuchando de tu grave voz

la lectura de un cuento

sobre un sol vagabundo que regresa a casa

rompiendo todas las murallas que castran

con una alforja de luna

llena de palabras

vivos colores

colmada de mieles y mieses

aventuras y desventuras

Guayo sos: Sol solo / Sólo sol

Luz de amistad

                         amor 

                                             paz

 

IV

Si con la muerte del héroe se sembró

una semilla

y la hierba verde renació del carbón

Con vos Guayito los que te amamos

resucitaremos al mismo sol

desde tu ataúd

que es todo un arcoíris.


 

 

Una joven llamada Poiesis

 

Para Carol Marie Bendaña Mendoza

 

El héroe muere joven

su sangre ilumina su propio cadalso

antes que el Poder lo corrompa & lo pudra

 

¡No hay héroes vivos!

 

El profeta muere joven

ahogado entre las piernas de su madre

la iglesia en medio de asfixiantes inciensos

antes que el demonio lo tiene & lo haga pecar

 

¡No hay profetas santos!

 

El poeta muere joven

intoxicado por sus palabras

antes mucho que su poesía muera

en el árido lecho de su silencio

 

Al poeta las palabras lo hacen inmortal

durante el tiempo que dura el tiempo:

Una gota de rocío deslizándose en una hoja de laurel

 

¡No hay poetas viejos ni viejos poetas!

Pero desconfiad de sabios poetas

mayores de veinte…

 

Son maestros del artificio

                                   la retórica

                                                  el alambique

                                                                     & la retorta

Bellos antros jamás visitados

por aquella lúbrica

                                             lúdica

                                                              lúcida

joven griega hermafrodita & casquivana

                                              llamada Poiesis.

Anastasio Lovo

Poeta y ensayista nacido en 1952 en Bluefields, Nicaragua. Estudió literatura en la Universidad de Chile y en la Universidad de San Marcos de Lima, Perú. En 1973 mereció un accésit del Premio Apollinaire de Poesía de Barcelona. Durante su estadía en Chile participa en talleres de poesía impartidos por poetas como Nicanor Parra y Enrique Lihn. Es docente e investigador jubilado del Instituto Martin Luther King de la Universidad Politécnica de Nicaragua, Upoli. Entre sus obras destacan Mitopoiesis (1973), Sonata del poder (1979), Soles de eternos días (1999), Carlos Martínez Rivas: una poética de dimensión humana (2012) y la …

Más del autor

Ser de afuera

Una escritora latinoamericana se cuestiona sobre su identidad tras haberse …

Nuestras madres no nos prepararon temprano para la guerra

Muestra de poesía egipcia, Deema Mahmood

Pasteles amargos

Entrevista con el pintor Federico Alvarado a cargo de Johann …